Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Rubí Brilla coordina el primer proyecto de autoconsumo compartido de energía en un polígono en todo el Estado La iniciativa define un nuevo modelo de éxito de colaboración entre la Administración y el sector privado para promover el autoconsumo solar en Rubí https://www.rubi.cat/es/actualidad/noticias/rubi-brilla-coordina-el-primer-proyecto-de-autoconsumo-compartido-de-energia-en-un-poligono-en-todo-el-estado/@@images/image/preview

Rubí Brilla coordina el primer proyecto de autoconsumo compartido de energía en un polígono en todo el Estado

La iniciativa define un nuevo modelo de éxito de colaboración entre la Administración y el sector privado para promover el autoconsumo solar en Rubí
Este mediodía se ha dado a conocer el proyecto a los medios de comunicación (foto: Ayuntamiento de Rubí - Localpres).
Este mediodía se ha dado a conocer el proyecto a los medios de comunicación (foto: Ayuntamiento de Rubí - Localpres)

El Ayuntamiento de Rubí, mediante el servicio Rubí Brilla, ha coordinado el primer proyecto de autoconsumo compartido de energía en un polígono industrial en todo el Estado. Con esta iniciativa pionera, el gobierno municipal da cumplimiento a los objetivos del Pacto de Alcaldes por el Clima y la Energía, que compromete a la ciudad a reducir sus emisiones en un 40% en 2030 respecto a 2005.

"A pesar de que este compromiso no incluye el sector industrial, teniendo en cuenta que en Rubí la industria representa el 40% de las emisiones de la ciudad y que tenemos la concentración industrial más importante de Cataluña ─después de la Zona Franca─ [.. .], de alguna manera nos sentíamos obligados a buscar fórmulas y proyectos que hagan de Rubí una ciudad más sostenible y que, en la vertiente medioambiental y climática, repercutan en una mejora de su competitividad económica", ha explicado la alcaldesa, Ana María Martínez Martínez.

Las industrias son, por definición, espacios de consumo intensivo de energía, en tanto que producen, transforman, manufacturan y distribuyen productos para que la ciudadanía y los municipios dispongan de todo lo necesario para el día a día. "Si existe un sector con potencial de mejora en temas estrictamente energéticos, este es el industrial". Según la alcaldesa, la mejora de la eficiencia energética de los procesos industriales y la incorporación de sistemas de autoconsumo energético para los usos eléctricos y térmicos serán uno de los retos más grandes que tenemos como sociedad.

Aparte de cumplir con los objetivos del Pacto de Alcaldes por el Clima y la Energía, este proyecto "está completamente alineado con nuestros objetivos como equipo de gobierno", ha asegurado Martínez Martínez. Sin ir más lejos, el Plan de mandato 2019-2023 se fundamenta en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, que pretenden que las ciudades y comunidades sean sostenibles.

Por su parte, el concejal de Medio Ambiente y Transición Ecológica, Andrés Medrano Muñoz, ha comentado que "este proyecto es parte del nuevo paradigma: dejar de consumir la energía producida a cientos de kilómetros con fuentes no renovables y empezar a producir y consumir energía de kilómetro cero".

El proyecto se enmarca en el Rubí Industria Circular (RIC), una iniciativa que tiene por objeto la creación de un espacio de trabajo habilitado para diagnosticar, promover e implementar una serie de acciones que permitan la reducción de los costes asociados a la energía, el agua, los residuos, los materiales y la movilidad en el contexto industrial. "El RIC promueve la gestión compartida de los recursos, con el objetivo de tener una visión circular, que permite que lo que es sobrante para uno, pueda ser un recurso para otro".

 

Gran ahorro

Esta acción es pionera porque es la primera vez que se hace un concurso de producción de autoconsumo compartido en el sector industrial ─en este caso, se trata de un concurso privado dinamizado a través de la iniciativa público-privada, que ha ganado la UTE formada por Enertika, Zener y KM0─. La potencia total que se instalará será de 1,01 MWp y se ahorrarán más de 300Tn de CO2 al año ─9.000 Tn CO2 durante su vida útil (30 años)─.

El proyecto implica a un total de 7 empresas de Can Jardí, que pueden participar de dos formas diferentes: mediante inversión directa ─en este caso, la UTE actúa como ingeniería─ o optar por el PPA (Power Purchase Agreement) como herramienta de financiación ─se establece un contrato de compra-venta de energía a largo plazo entre el productor y el consumidor─. "Hay empresas que no tienen el capital para hacer frente a la inversión de paneles fotovoltaicos. El PPA abre la puerta a que empresas de cualquier dimensión puedan participar en esta iniciativa. Es una fórmula que debe extenderse", ha concluido Medrano.

Francesc Tarongi Arteu, CEO de Enertika ─una de las empresas que integran la UTE ganadora del concurso─, ha felicitado al Consistorio rubinense por esta iniciativa: "Hay muchas instituciones que están mirando este proyecto porque lo ven como un referente". Y ha sentenciado: "Después de la revolución digital, la transición energética representará uno de los cambios más drásticos desde la revolución industrial".

Para alcanzar los objetivos que se ha marcado Europa, España y Cataluña, según Tarongi Arteu, habrá que hacer un esfuerzo en el campo de la eficiencia energética: será imprescindible reducir al menos el 50% el consumo de energía. "Y esto sólo será posible si somos capaces de desacoplar el crecimiento económico del consumo energético, lo que no se conseguirá sin un protagonismo principal de las energías renovables y del aprovechamiento de los residuos".

Por su parte, Jordi Patiño Sáez, vice-director Supply Chain Management (SCM) de KAO CHIMIGRAF ─una de las empresas participantes─, ha explicado que su compañía se ha implicado en esta iniciativa porque el proyecto les ha parecido muy interesante, porque la firma está muy arraigada en la ciudad ─el 40% de la plantilla es de Rubí─ y porque está alineado con su modelo empresarial, con una vocación explícita de trabajar hacia la sostenibilidad.

Otra de las singularidades del proyecto es la apuesta por la digitalización, con el objetivo de crear un big data energético de cada empresa participante que permita optimizar los recursos.