Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Los y las rubinenses exprimen al máximo la programación de la Fiesta Mayor de Sant Pere En una edición aún marcada por la pandemia, la ciudadanía ha llenado con responsabilidad todos los escenarios de la celebración, entre los que ha destacado especialmente el nuevo Espacio ARTBORETUM https://www.rubi.cat/es/actualidad/noticias/los-y-las-rubinenses-exprimen-al-maximo-la-programacion-de-la-fiesta-mayor-de-sant-pere/@@images/image/preview

Los y las rubinenses exprimen al máximo la programación de la Fiesta Mayor de Sant Pere

En una edición aún marcada por la pandemia, la ciudadanía ha llenado con responsabilidad todos los escenarios de la celebración, entre los que ha destacado especialmente el nuevo Espacio ARTBORETUM
El Espacio ARTBORETUM ha sido un punto de referencia para los y las rubinenses durante esta Fiesta Mayor (foto: Ayuntamiento de Rubí - Localpres).
El Espacio ARTBORETUM ha sido un punto de referencia para los y las rubinenses durante esta Fiesta Mayor (foto: Ayuntamiento de Rubí - Localpres)

La Fiesta Mayor de Rubí ha cerrado edición este martes con el tradicional espectáculo piromusical desde el Escardívol. Atrás han quedado cinco días de celebraciones marcados aún por la situación de pandemia, que ha obligado a reducir la programación y adaptarla a las medidas de seguridad vigentes.

A pesar de las limitaciones, los rubinenses han podido disfrutar de más de ochenta actividades que se han distribuido en espacios delimitados y con control de acceso, lo que ha permitido una correcta gestión del aforo y las distancias. Ha sido una Fiesta Mayor descentralizada, donde se han tenido que descartar escenarios de referencia como el Escardívol o la rambla del Ferrocarril, pero donde también se han añadido algunos nuevos, como la Escuela Montessori o el Espacio ARTBORETUM. Todo ello con el objetivo de evitar aglomeraciones y ofrecer las máximas garantías de seguridad a la ciudadanía.

Por este mismo motivo, aunque la gran mayoría de actividades eran gratuitas, se ha requerido entrada o reserva previa para poder asistir. El público ha adquirido alrededor de 10.000 localidades, con las que se han completado los aforos de casi todos los espacios de la fiesta.

Para la alcaldesa, Ana María Martínez Martínez, hay que hacer un buen balance de estos cinco días de celebraciones: "Hemos programado la mejor Fiesta Mayor que podíamos hacer dadas las circunstancias, apelando a la responsabilidad, al civismo y al cumplimiento de las restricciones. Y en esto debemos dar infinitas gracias a la ciudadanía porque la respuesta ha sido ejemplar". La alcaldesa ha destacado que no era fácil abordar una celebración limitada por el contexto sanitario, ya que "en Rubí estamos acostumbrados a fiestas mayores de muchísima participación".

El cuidado que han tenido los servicios técnicos del Ayuntamiento a la hora de planificar todas las actividades se ha traducido en una celebración sin ninguna incidencia destacada, en la que la ciudadanía ha dejado patente su deseo de reencuentro y de homenaje después de un año y medio de grandes dificultades.

  

Éxito del nuevo Espacio ARTBORETUM

La gran novedad de este año ha sido el Espacio ARTBORETUM, situado en el parque del Castell; un emplazamiento de acceso libre que reunía la única zona de restauración de toda la fiesta, un mercado de arte y moda, y una programación diaria de actuaciones a cargo de artistas locales. El espacio ha abierto todas las jornadas en un horario amplio, que arrancaba a media mañana y finalizaba a las 23 h, permitiendo así un flujo constante de personas. En algunas franjas horarias del fin de semana, el ARTBORETUM ha tenido tanto éxito que ha sido necesario regular la entrada de personas para poder mantener el aforo máximo. "La respuesta ha sido fantástica porque es un espacio abierto que permite respetar mucho las medidas de seguridad, y donde la gente ha podido disfrutar de la música, la cultura, la naturaleza...", ha manifestado la alcaldesa, quien confía en que el emplazamiento pueda llegar a tener pronto una programación cultural propia fuera de la Fiesta Mayor.

Por el escenario del ARTBORETUM, han pasado estos días los magos Oscar Sanjuan y Mag Esparragow, y los músicos locales Joa Lwest, Sergi Estella, Roger Margarit, Golconda y Andrea Mir.

   

Actividades para todos

La programación de la Fiesta Mayor ha dado cabida a todo tipo de propuestas. El tejido asociativo ha tenido su habitual protagonismo aunque en menor medida, ya que el contexto sanitario dificultaba la realización de muchas actividades tradicionales de estos días. En el ámbito de la cultura popular y tradicional, no han faltado el baile del Esbart Dansaire de Rubí, el Concurso de Grupos Sardanistas, las audiciones de sardanas, o la muestra de música y danzas tradicionales gallegas. Otras propuestas clásicas como los correfocs, las tabalades o los paseos de gegants se han adaptado a formatos estáticos, como también se han reinventado el cortejo de Fiesta Mayor, que este año se ha convertido en una exposición de trajes y imaginería que se podrá visitar hasta el 4 de julio en El Celler, o la exposición Foto Viva, del Grup Fotogràfic El Gra, que se ha podido visionar en formato digital en la pantalla del Punto de Información de la Fiesta Mayor.

Las entidades deportivas también han estado muy presentes en la fiesta, organizando competiciones y exhibiciones en diferentes equipamientos de la ciudad, como por ejemplo el torneo del CEB Sant Jordi en la pista recién pintada del parque de la Pau i la Natura, la exhibición de gimnasia del GAER o el Open Internacional de Petanca en el estadio de Cova Solera.

La programación también ha tenido en cuenta al público familiar, con propuestas específicas como la doble sesión del show musical Big Chicken de Xiula, los espectáculos de magia del Espacio ARTBORETUM y del Teatro Municipal La Sala, los talleres y narraciones de cuentos de la Biblioteca Municipal Mestre Martí Tauler, el torneo infantil de ajedrez o el raval infantil. Además, El Celler ha vuelto a ser la sede del Ciclo de Circo y Danza Contemporánea, que ha permitido disfrutar a toda la familia de las acrobacias y habilidades de diferentes compañías.

En cuanto a la juventud, ha tenido su espacio de referencia en la Escuela Pau Casals, donde se han programado las diferentes actividades de Rubí Jove. Estas han incluido la exhibición de talento ¡Rubí Jove expresa!, a cargo de diferentes usuarios y usuarias del Espacio Joven Torre Bassas, el doble concierto organizado por La SoniK y los actos de conmemoración del Día del Orgullo LGTBI +, siempre con un notable éxito de asistencia.

La Fiesta Mayor tampoco ha descuidado otros públicos. Entre las más de ochenta actividades programadas, también ha habido visitas guiadas para descubrir el patrimonio y la historia de la ciudad, propuestas protagonizadas por personas mayores como el clásico Casal Show, y espectáculos tan celebrados como Carlos, Benjamí & Héctor Show. L'espectacle més trinqueru!

  

Mucha música

La música es el principal hilo conductor de cualquier Fiesta Mayor. Este año ha vuelto a estar presente a través del festival RRandom, que entre el 20 y el 28 de junio ha llevado a Rubí una docena de artistas. Por primera vez, el evento no incluía actuaciones gratuitas en el Escardívol y, como ha ocurrido en la programación de la Fiesta Mayor, era necesario reservar localidad para todos los conciertos. En el caso de las entradas de pago, el importe íntegro iba destinado a la Cruz Roja.

El público ha adquirido un total de 4.173 entradas para los diferentes conciertos programados durante el festival. Las citas de más éxito en cuanto a volumen de asistentes han sido la doble actuación de Hija de la Luna y Versión Imposible, con el aforo del parque del Castell completo, y el concierto del grupo Oques Grasses, que vendió más de un millar de localidades.

Durante la Fiesta Mayor, la música también ha sonado en otros formatos y emplazamientos. Aparte del ya mencionado Espacio ARTBORETUM o los conciertos jóvenes de la Escuela Pau Casals, también se ha podido disfrutar de una amplia programación de jazz y de blues en los jardines del Ateneu, donde también ha actuado el Obrador Coral de Rubí.

Buena parte de estas músicas han quedado recopiladas en el espectáculo final de pirotecnia gracias a la transmisión sincronizada de Ràdio Rubí.