Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

La Comisión Municipal de Energía trabajará para conseguir que Rubí sea libre de líneas de alta tensión La primera reunión de trabajo presidida por la alcaldesa ha servido para presentar el informe técnico que detalla el proyecto de soterramiento, retirada y desplazamiento de las líneas de alta tensión que pasan por Rubí https://www.rubi.cat/es/actualidad/noticias/la-comision-municipal-de-energia-trabajara-para-conseguir-que-rubi-sea-libre-de-lineas-de-alta-tension/@@images/image/preview

La Comisión Municipal de Energía trabajará para conseguir que Rubí sea libre de líneas de alta tensión

La primera reunión de trabajo presidida por la alcaldesa ha servido para presentar el informe técnico que detalla el proyecto de soterramiento, retirada y desplazamiento de las líneas de alta tensión que pasan por Rubí
La primera reunión de la Comisión de Energía Municipal ha estado presidida por la alcaldesa (Foto: Localpres).
La primera reunión de la Comisión de Energía Municipal ha estado presidida por la alcaldesa (Foto: Localpres)

La Comisión de Energía Municipal se ha reunido por primera vez este martes después de que la junta de portavoces aprobara su creación a mediados de octubre para afrontar, sobre todo, la retirada de las líneas de alta tensión del municipio. Así lo ha explicado la alcaldesa Ana María Martínez, que ha destacado que la Comisión será una herramienta más para hacer efectivo el compromiso del gobierno municipal de retirar estas líneas. "Pediré que se continúe trabajando en esta línea y si es posible presionar para que el ritmo de la retirada sea más rápido", adelantó la alcaldesa durante la rueda de prensa previa a la reunión de la Comisión.

La primera de las reuniones que ha tenido lugar este martes ha servido para presentar un informe técnico sobre el estado de desmantelamiento y los proyectos de desplazamiento de las diferentes líneas de alta y media tensión a su paso por Rubí. "Sabemos que hay preocupación de la ciudadanía y que este tema ha generado", reconoció la alcaldesa, que se ha comprometido a trabajar para hacer todo lo posible para que el proyecto de retirar o desplazar las líneas de alta tensión "siga encima de la mesa de la Generalitat".

Y es que, ha recordado la alcaldesa, a pesar de tener un convenio con el gobierno autonómico para soterrar la MAT desde hace años y por lo que ya hay una reserva de crédito de 750.000 euros del ayuntamiento por esta cuestión, el Instituto Catalán de la Energía (ICAEN) quería suspender el convenio. "Presentamos alegaciones para mantenerlo y parece ser que el convenio seguirá siendo firme", dijo la alcaldesa, que precisamente se reunirá con la directora del Instituto, Assumpta Farran, el próximo 2 de noviembre. "Llevaremos la demanda de la ciudad de mantener y hacer cumplir el convenio", adelantó. A partir del resultado del encuentro del 2N, se convocará nuevamente otra reunión de la Comisión de Energía Municipal.

Durante el primer encuentro de este nuevo órgano que está formado por los portavoces de los diferentes partidos políticos y representantes de las asociaciones de vecinos de los barrios de Can Fatjó, Sant Jordi Parc, Can Vallhonrat y Segle XXI han podido intercambiar con el técnico municipal del proyecto los dudas y las inquietudes en relación al proyecto. "Es una comisión abierta y receptiva de un tema que nos preocupa como ciudad desde hace muchos años. Los peajes que vamos pagando son más que suficientes y haremos lo posible para que en un futuro los vecinos y vecinas puedan mirar el cielo sin encontrar la imagen de las líneas de alta tensión", concluyó.

Del mismo modo, Martínez también ha explicado que la Comisión Municipal de Energía trabajará "para recuperar el espíritu de la Declaración de Rubí". En el año 2002, Rubí y más de 70 ciudades firmaron un documento donde ya se reclamaba al gobierno autonómico la retirada de las líneas eléctricas que pasaran por los núcleos urbanos en un plazo no superior a los 10 años. Más recientemente, en mayo de 2006, del Ayuntamiento de Rubí firmó un acuerdo con la Generalitat de Cataluña y Red Eléctrica de España donde también se indicaba la conveniencia de desplazar o soterrar los tramos de líneas eléctricas de alta tensión que pasan por zonas urbanas. El documento también establecía que la línea de 220 KV que pasa por la avenida de Can Fatjó tiene un impacto significativo en el entorno.