Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Durante el curso escolar 2020-2021 se han repartido cerca de un millar de comidas gracias al proyecto Recooperem La iniciativa ha permitido aprovechar 381,14 kg de alimentos procedentes de los comedores de las seis escuelas participantes, que se han congelado en envases compostables individuales https://www.rubi.cat/es/actualidad/noticias/durante-el-curso-escolar-2020-2021-se-han-repartido-cerca-de-un-millar-de-comidas-gracias-al-proyecto-recooperem/@@images/image/preview

Durante el curso escolar 2020-2021 se han repartido cerca de un millar de comidas gracias al proyecto Recooperem

La iniciativa ha permitido aprovechar 381,14 kg de alimentos procedentes de los comedores de las seis escuelas participantes, que se han congelado en envases compostables individuales

Los alimentos sobrantes se congelaron para reaprovecharlos (foto: Ayuntamiento de Rubí – Localpres).
Los alimentos sobrantes se congelaron para reaprovecharlos (foto: Ayuntamiento de Rubí – Localpres)

Rubí ha conseguido, durante el curso 2020-2021, prevenir el desperdicio de un total de 381,14 kg de alimentos en el marco del proyecto Recooperem: cuina per compartir. Todos estos kilos se han congelado en 952 envases compostables individuales de 400 gramos aproximadamente cada uno. Teniendo en cuenta que cada envase equivale a una ración de una comida diaria, se ha podido repartir cerca de un millar de comidas saludables entre aquellas personas que se encuentran en alguna situación de vulnerabilidad social.

Recooperem: cuina per compartir es un proyecto de aprovechamiento alimentario y de prevención del desperdicio alimentario que, a través de circuitos locales, promueve el acceso a dietas equilibradas, saludables y sostenibles a personas en situaciones de vulnerabilidad. La red de agentes implicados está formada por el Ayuntamiento, seis escuelas (Torre de la Llebre, Montessori, Vint-i-cinc de Setembre, Mossèn Cinto Verdaguer, Montserrat y Rivo Rubeo), dos empresas de comedor (Campos Estela y Va De Lleure) y una entidad del tercer sector de distribución de alimentos (Frater Nadal). Rubí participa en este proyecto desde el 2017.

Los alimentos del Recooperem son alimentos cocinados que contienen una gran variedad de nutrientes y que se elaboran en un espacio de seguridad alimentaria. Son alimentos saludables y que forman parte de una dieta equilibrada. Estos alimentos se convierten en un recurso alimenticio que complementa otros programas de alimentos existentes en los municipios de la comarca.

En esta ocasión, se han recuperado 139,25 kg (37%) de carne, huevos y pescado; 99,54 kg (26%) de pan pasta y cereales; 73,79 kg de patatas y legumbres (19%) y 68,56 kg (18%) de verduras y hortalizas. Así, se han podido aprovechar alimentos que contienen proteínas, hidratos de carbono, calorías, etc. El porcentaje de cada grupo de alimentos respecto al total de kilos es bastante similar, lo que garantiza un acceso a una dieta variada de forma regular.

 

Las familias beneficiarias

El agravamiento y la generación de nuevas situaciones de pobreza a causa de la pandemia global sanitaria ha aumentado la cobertura de necesidades básicas como la alimentación. El informe sobre el impacto de la crisis de la COVID-19 sobre la población del Vallès Occidental (2021) apunta que durante este año se ha incrementado la cobertura de los bancos de alimentos y su labor. Según el mismo estudio, "entre marzo y septiembre de 2020, Cruz Roja ha distribuido ayudas de primera necesidad a 13.388 familias y ha proporcionado asistencia y apoyo a 1.264 personas en situación de riesgo en la comarca (Cruz Roja, 2020)". Por su parte, Frater Nadal ha llegado a más de 200 personas beneficiarias durante este tiempo.

En cuanto al proyecto Recooperem, durante el curso escolar 2020-2021 se han beneficiado más de 44 familias de Rubí, un total de 111 personas beneficiarias.

Según los datos, hay más personas de sexo femenino beneficiarias (70) respecto al sexo masculino (41). La gran mayoría de personas beneficiarias (94) nacieron en Cataluña, mientras que el resto (17) lo hicieron en otro país. Las familias formadas por tres miembros y un miembro son las familias beneficiarias que predominan.

"Los resultados del curso escolar 2020-2021 constatan, un año más, de qué manera se ha reducido el desperdicio alimentario y cómo se ha conseguido promover el acceso a una alimentación saludable y equilibrada entre la ciudadanía", ha explicado el concejal de Medio Ambiente, Transición Ecológica y Bienestar Animal, Andrés Medrano Muñoz. "Felicitamos a los y las participantes en este proyecto, que realza el valor que tienen los alimentos para las personas y para el planeta".

La concejala de Servicios Sociales, Yolanda Ferrer Polo, se ha sumado al agradecimiento a la labor que desarrollan las personas implicadas: "El proyecto es posible gracias a la participación y dedicación de todas las personas, entidades y organizaciones adheridas al mismo. Quiero resaltar el primordial papel del personal de cocina y de las empresas de restauración y reconocer, de la misma manera, la primordial tarea de las personas responsables y del voluntariado de las entidades sociales de distribución de alimentos porque facilitan el consumo de estos alimentos entre la ciudadanía, especialmente entre aquellas personas que se encuentran en alguna situación de vulnerabilidad social".