Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Ayuntamiento y Agbar adoptan nuevos sistemas para mejorar la gestión de la red de abastecimiento y alcantarillado Estas actuaciones buscan la optimización de los recursos hídricos y la minimización del impacto del ciclo del agua sobre el medio https://www.rubi.cat/@@site-logo/ajuntament-de-rubi.svg

Ayuntamiento y Agbar adoptan nuevos sistemas para mejorar la gestión de la red de abastecimiento y alcantarillado

Estas actuaciones buscan la optimización de los recursos hídricos y la minimización del impacto del ciclo del agua sobre el medio

Medrano y Mercadé, atendiendo a las explicaciones del jefe de distribución de Agbar en Rubí (foto: Ayuntamiento de Rubí – Localpres).
Medrano y Mercadé, atendiendo a las explicaciones del jefe de distribución de Agbar en Rubí (foto: Ayuntamiento de Rubí – Localpres)

El Ayuntamiento de Rubí y Agbar han presentado este martes, en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio), dos iniciativas relacionadas con la sostenibilidad y la preservación del medio ambiente. Se trata de la instalación de columnas de carga de agua potable, que permiten una mayor eficiencia y gestión sostenible del agua; y mejoras en la red de retención de residuos sólidos.

El Servicio del Ciclo del Agua del Consistorio y Agbar ─concesionaria del servicio de abastecimiento─ han considerado necesaria la implantación de medidas para un mayor control y seguimiento del consumo de agua de la red de distribución de agua potable destinado a la limpieza viaria, el riego de parques y jardines y la limpieza del alcantarillado municipal.

Así, se han instalado 3 columnas en diferentes puntos de Rubí para realizar una monitorización en remoto del consumo de agua por parte de los servicios municipales ─que se tendrán que identificar mediante una tarjeta─ y evitar las extracciones no autorizadas. Con la digitalización de la red de agua, se contribuye a la mejora del rendimiento hidráulico de la ciudad.

"El agua es un recurso escaso y, por tanto, su control es necesario", ha asegurado el concejal de Medio Ambiente, Transición Ecológica y Bienestar Animal, Andrés Medrano Muñoz. Los tres primeros puntos donde se han instalado están en la calle Pont de Can Claverí, en la calle Collita y en la calle Luxemburg. Según ha avanzado el concejal, "este es un primer paso. Próximamente instalaremos más columnas, hasta llegar a las 9 en total. La idea es controlar toda el agua que se consume, toda. Este sistema es un paso más para realizar un control inteligente del consumo de un bien tan escaso como es el agua y para la digitalización de los datos de consumo por parte de los servicios y de la población".

Estas columnas de carga de agua potable son un punto de servicio de agua para usos municipales y realizan las funciones de un hidrante y/o un punto de toma de agua. Ambos elementos son habitualmente una fuente de pérdidas y un punto crítico sanitario si no están bien conservados. Con estas columnas de recarga de agua se evitan:

  • Extracciones no autorizadas y, por tanto, se reduce el agua no facturada. El rendimiento de la red es un indicador de grado de sostenibilidad de las redes.
  • Depresionamientos de la red de agua que evitarán averías. En ocasiones, se abren puntos en la red que la depresionan. La instalación de estas columnas de recarga evitaría estas situaciones.

Esta inversión tiene un importe de 44.716,08 euros (IVA no incluido).

 

Evitar la llegada de sólidos al medio durante episodios de lluvia

Otra de las actuaciones que se han llevado a cabo ha sido la mejora del sistema de retención de sólidos en el rezumadero del colector del torrente del Oriol, ubicado en la calle Antoni Sedó, a la altura de la calle Doctor Ferran.

La red de alcantarillado de Rubí tiene 254,4 km de longitud. Es una red unitaria, es decir, transporta conjuntamente las aguas residuales y pluviales hasta la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Rubí. Entre los elementos que componen la red de saneamiento se encuentra el rebosadero, que consiste en un colector de salida sobre un pozo de registro. Cuando se producen lluvias intensas, el rezumadero permite evacuar el exceso de agua de la red hacia el medio.

A la salida del rebosadero del torrente del Oriol se han instalado 10 mallas que retienen los sólidos que transportan las aguas pluviales y las aguas residuales diluidas que no pueden ser tratadas en la depuradora en episodios de fuertes lluvias. Las mallas evitan que las bolsas de plástico, toallitas y otros residuos arrastrados por los aguaceros acaben en el río. Esta actuación tiene un importe de 13.596,18 euros (IVA no incluido).

Cada malla puede llegar a retener hasta 500 kg de sólidos en cada episodio de lluvias intensas. Desde su instalación, en febrero de este año, ya se han retirado 5 veces estas mallas. "En total se han recogido unas 2,5 toneladas de residuos, que hemos evitado que llegaran al cauce del torrente y de la riera. De esta forma también estamos preservando el medio natural de este espacio", ha comentado el jefe de distribución de Agbar en Rubí, Isaac Sánchez Bragado.

Medrano Muñoz ha explicado que "este torrente necesitaba esta actuación, porque había mucha presencia de toallitas. Pensamos que recogemos media tonelada cada vez que retiramos las redes. En este sentido, hacemos un llamamiento a la gente para que no tire al alcantarillado nada que no sea puramente agua sucia, porque la imagen gráfica del camión recogiendo todas estas toneladas de residuos es impresionante y terrible".

Por su parte, la directora territorial de Agbar, Berta Mercadé Coral, ha asegurado que estas "son dos actuaciones importantes, enmarcadas en el objetivo de desarrollo sostenible que tenemos conjuntamente tanto el Ayuntamiento como Agbar, y que al final son iniciativas que van sumando y que hacen que tengamos un servicio más resiliente y sostenible".

Objectius de Desenvolupament sostenible

Imágenes relacionadas

A la salida del rebosadero del torrente del Oriol se han instalado 10 mallas que retienen los sólidos (foto: Agbar)
A la salida del rebosadero del torrente del Oriol se han instalado 10 mallas que retienen los sólidos (foto: Agbar)
Cada malla puede llegar a retener hasta 500 kg de sólidos en cada episodio de lluvias intensas (foto: Agbar)
Cada malla puede llegar a retener hasta 500 kg de sólidos en cada episodio de lluvias intensas (foto: Agbar)