Usted está aquí: Inicio / La teva ciutat / Seguretat / Protecció Civil / Consells / Onada de calor

Onada de calor

Cuando las temperaturas son anormalmente altas, el calor excesivo puede ser un peligro para la salud. Las temperaturas muy extremas y el exceso de calor producen una pérdida de líquidos y de sales minerales (cloro, potasio, sodio, entre otros) necesarios para el organismo. Este hecho puede agravar una enfermedad crónica o provocar deshidratación y agotamiento. Si la exposición a temperaturas tan elevadas se prolonga, se puede sufrir un golpe de calor, que es una situación que puede acabar siendo grave.

Síntomas del golpe de calor:

  • temperatura muy alta
  • dolor de cabeza
  • náuseas
  • sed intensa
  • convulsiones
  • somnolencia o pérdida del conocimiento
Ante estos síntomas, trasladar la persona a un lugar más fresco, darle agua, abanicarla y avisar urgentemente los servicios de emergencias (112)

¿QUÉ SE DEBE HACER EN CASO DE OLA DE CALOR?

En casa, controlar la temperatura:

  • Cierre las persianas de las ventanas donde da el sol directamente durante las horas de sol
  • Abra las ventanas de casa para refrescarse durante la noche
  • Permanezca en las estancias más frescas
  • Utilice algún tipo de climatización para refrescarse y refrescar el ambiente(ventiladores, aire acondicionado, abanicos, entre otros). Si no tiene aire acondicionado, intente pasar como mínimo dos horas al día en lugares climatizados (bibliotecas, cines, etcétera)
  • Refrésquese a menudo con duchas o toallas empapadas de agua

En la calle, evitar el sol directo:

  • Llevar una gorra o un sombrero Utilizar ropa ligera (como la de algodón), de colores claros y que no sea ajustada
  • Procure caminar por la sombra, estar bajo una sombrilla cuando esté en la playa y descansar en lugares frescos de la calle o en espacios cerrados que estén climatizados
  • Llevar agua y beber a menudo
  • Mojarse un poco la cara y, incluso, la ropa
  • Vigilar en los trayectos en coche durante las horas de más sol y nunca deje a los niños o a las personas frágiles con las ventanas cerradas
  • Limite la actividad física durante las horas de más calor:
  • Evitar salir a las horas del mediodía, que es cuando hace más calor
  • Reducir las actividades intensas
  • Beba agua y vigile la alimentación:
  • Beber agua y zumos de fruta, incluso, sin tener sed. No tome bebidas alcohólicas
  • Evitar las comidas muy calientes y las que aportan muchas calorías
  • Recuerde que en las oficinas de farmacia puede obtener información sobre cómo evitar los problemas causados por el calor
  • Siga las predicciones meteorológicas que os anticiparán los días más calurosos
  • Acudir con antelación a los profesionales sanitarios y sociales para prevenir los posibles problemas para su salud

Las personas que tienen más riesgo de padecer los efectos de las olas de calor son:

  • Personas mayores de 75 años
  • Personas con determinadas circunstancias sociales (vivir solas, pobreza, etc.)
  • Personas con discapacidades físicas o psíquicas y limitaciones de movilidad o autocuidado
  • Los niños más pequeños
  • Bebés
  • Personas con hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias (EPOC, bronquitis), enfermedades renales, enfermedad de Parkinson, enfermedad de Alzheimer, obesidad u otras enfermedades crónicas
  • Personas que toman medicamentos especiales (tranquilizantes, antidepresivos, psicotrópicos o diuréticos)
  • Personas con problemas mentales y de conducta a causa del consumo de sustancias psicoactivas o de alcohol
  • Personas que realizan una actividad física intensa
  • Personas que tengan que permanecer o hacer actividad física al aire libre (incluidas las actividades laborales)
  • Compartir